Reforma fiscal 2015

La tributación de dividendos antes del año 2015

Condiciones favorables de tributación de dividendos antes de la reforma fiscal

A partir del 1 de enero de 2015, la reforma fiscal proyectada por el Gobierno prevé eliminar la exención de tributación de los primeros 1500 euros que el socio participante en una sociedad percibía en forma de dividendos, siempre y cuando no se hubieran comprado o vendido acciones en los dos meses anteriores o posteriores al pago.

 Hasta ahora, cuando las empresas repartían sus dividendos a socios que eran personas físicas, los primeros 1.500 euros que percibían estaban exentos de tributación (según artículo 7 y Ley 35/2006 de IRPF) y el excedente lo hacía a un tipo fijo entre el 21% y el 27% según el importe. Estas condiciones se mantendrán en vigor hasta el 31 de diciembre del presente año 2014, pero a partir del próximo 1 de enero, con la reforma, los inversores tendrán que tributar por el 100% de las cantidades percibidas en el año en concepto de dividendos.

A su vez, la reforma fiscal también tiene previsto aplicar una pequeña reducción de los tipos impositivos que serán de aplicación en este tipo de ingresos.

Ante este inminente cambio de fiscalidad de los dividendos, las empresas aún están a tiempo de reaccionar y  aprovecharse de las ventajas fiscales previas a la reforma y a la vez de las que se impondrán a partir del 1 de enero de 2015. Así pues, en el caso de que una empresa tuviera planificado repartir dividendos, lo más conveniente sería hacerlo dentro de este año 2014 para poder disfrutar aún de la exención de tributación, y si previera repartir una cifra superior a 1500 euros, diferir ese exceso hasta 2015 para tributar a un tipo impositivo más bajo.

Para ello no es necesario esperar a aprobar las cuentas anuales si la empresa tiene reservas disponibles de ejercicios anteriores, dado que puede repartir dividendos con cargo a esas reservas. Asimismo, otra opción es la de realizar dividendos a cuenta antes de finalizar el año 2014, siempre y cuando exista tesorería y los beneficios acumulados sean suficientes, una vez descontadas las pérdidas de ejercicios anteriores, la reserva legal y la estimación del impuesto de sociedades, y de esta manera

A continuación le facilitamos alguna de nuestras fuentas para que pueda ampliar la información que le hemos facilitado.

Reforma fiscal 2015:

Real decreto-ley 8/2014 de 4 de julio 2014

El informe de los expertos

El artículo 7.y) Ley 35/2006 de IRPF.